fbpx

La mejor guía mexicana por expertos en decoración, arquitectura y el buen vivir.
#mexicotieneambientes

9261011 ambientes.suscripciones@gmail.com

Pasado y presente

Casa Pakaal es una antigua casona que data de principios del siglo XX; se encuentra en una de las calles más importantes de la ciudad de Mérida y en uno de sus barrios más antiguos, el de Santiago.

Arquitectura y Construcción: Workshop Arquitectos
@workshop_arquitectos
Ubicación: Mérida, Yucatán.
Año: 2022.
Área construida: 350 m2.
Cocina integral: Ixina.
Tina Oslo: Interceramic.
Fotografía: Manolo R. Solís.

El acceder a esta residencia de 350 metros cuadrados, en la primera crujía con techos de 5 metros de alto y vigas y viguetillas de madera originales nos recibe una sala de estar sobre la cual descansa un cuadro de Pedro Friedeberg. El diseño del piso se hizo específicamente para la casa, utilizando tres modelos diferentes para crear un patrón único. Esta parte del proyecto fue la única que se restauró en su totalidad, mientras que en los siguientes espacios se realizó una intervención más contemporánea. En lo que fue la segunda crujía de la casa, específicamente en la parte techada, se encuentra el área de servicios y en la parte descubierta, hay un espejo de agua con huellas flotantes de piedra, el cual se encuentra en el sitio que alguna vez albergó una techumbre con tejas francesas, quedando como testigos un antiguo muro cargador y las manchas de humedad en los acabados. 

Atravesando los marcos de madera del muro de piedra, donde alguna vez existió una puerta, se llega a un pequeño jardín que conecta a la cocina y a la terraza techada; es en estas áreas de la casa donde se tomó la decisión de respetar las antiguas ruinas, pero incorporando nuevos materiales y sistemas constructivos, “asentando” sobre los viejos muros de mampostería, un marco de vigas metálicas tipo “I” y sobre éste, la nueva losa con recubrimiento de chukum.

Los muros interiores de la cocina conservan sus acabados originales como un testigo tangible del paso del tiempo, contrastando con el diseño moderno de la cocina integral y con los vivos colores del piso de pasta. Este espacio se conecta por medio de una puerta de cristal templado anclada a los antiguos marcos de madera a la terraza exterior, que sin lugar a dudas es el corazón de Casa Pakaal.

Desde la terraza se disfruta de la vista hacia la piscina de chukum, en donde un deck de madera de tzalam flota sobre el agua, que proyecta un bello juego de luces y sombras de la fronda de un típico árbol de naranja agria o pak’áal, en maya.

El mismo criterio estético y estructural de la cocina se aplica en esta área de la residencia, dejando los antiguos muros de piedra tal cual fueron encontrados complementándolos con pisos de piedra en tonos neutros. Esta zona funciona como una cocina y comedor exterior y cuenta con un horno a la leña para pizzas y un asador, creando un lugar idóneo para la convivencia, mientras se disfruta de la vista hacia la piscina de chukum en donde un deck de madera de tzalam flota sobre el agua, que proyecta un bello juego de luces y sombras de la fronda de un típico árbol de naranja agria o pak’áal, en maya.

El área privada, ubicada en la zona posterior de la casa, parte de la idea de respetar la vegetación existente, por lo que las cinco habitaciones, incluida la principal, se distribuyeron alrededor de los árboles que se encontraban a lo largo de terreno. La habitación principal cuenta con vista directa hacia la alberca y los centenarios árboles de ramón que la ensombrecen. Por esta razón, el color del piso de pasta es verde-azul, emulando el color del agua de la piscina y de las hojas de los árboles al interior. El baño principal tiene como remate una tina que descansa sobre un deck de madera, conectándose directamente a un jardín.

La volumetría de esta zona es más sobria y pura, tratándose de cubos extruidos con diferentes texturas como la habitación principal, donde el primer cubo es de chukum, el segundo de un acabado típico hecho con mortero y con incrustaciones de barro, y el tercero es de piedra.

La zona de visitas es la única con dos niveles en toda la residencia y las texturas utilizadas en los cubos es el cristal y el chukum, en donde una escalinata colocada justo a la mitad funge como eje rector y fuga las visuales hacia los árboles de ceiba del jardín trasero. Integrando el pasado con el presente, creando un equilibrio entre el medio natural y el edificado, y mezclando materiales tradicionales con modernos, Casa Pakaal busca respetar la historia, la naturaleza y su contexto, generando diferentes ambientes y atmósferas para el disfrute de cada uno de sus espacios.

Queremos conocer tu opinión

error: Contenido Protegido