fbpx

La mejor guía mexicana por expertos en decoración, arquitectura y el buen vivir.
#mexicotieneambientes

9261011 ambientes.suscripciones@gmail.com

LA CASA ANGOSTA, DE AUGUSTO QUIJANO… SU PRIMER HOGAR.

El primer año de editar la Revista Ambientes, en la edición número 6,  publicamos esta bellísima residencia del Arquitecto Augusto Quijando Axle y Lilí, quienes nos recibieron amablemente y con quienes pasamos un lindo día de fotografías. Plática y buena música. 

Hace algunos años, Augusto y su esposa Lilí, también arquitecta, adquirieron esta casa y la han ido transformando de acuerdo como fueron cambiando las necesidades de la familia.

Cuando sus hijos Regina y Augusto eran pequeños gozaban de un amplio jardín para jugar, pero al crecer, sus actividades cambiaron y comenzaron a requerir de espacios diferentes. Por ese motivo, ambos arquitectos decidieron ampliar la casa creando espacios amplios y continuos que provocan la convivencia familiar, que invitan a disfrutarse y que al mismo tiempo, son versátiles para proseguir la justa transformación de éstos cuando en un futuro así lo deseen los propietarios.

No se puede pensar en un espacio principal en la casa, ya que todos tienen algo de protagonismo; sin embargo, hay uno construido a doble altura y bañado de luz, con el cual se logra una transparencia visual entre todos los demás, haciendo imperceptibles los apenas 8 metros de ancho de la casa. Este espacio unificador que converge en la piscina se ha vestido con piezas originales de reconocidos diseñadores como Marcel Breuer, Alvar Aalto y el enorme óleo del artista local, Manuel González.

El comedor luce una larga mesa de fina madera y cómodos asientos con el respaldo bajo, que permite se sirvan los alimentos sin ninguna complicación y como complemento, una bufetera de líneas horizontales; todos estos muebles como muchos otros de la casa, fueron creados especialmente para cada área, con diseños originales bajo la supervisión de Lili.

En la decoración general de la casa -completamente blanca- se integra el color maple de los muebles y los tonos crudos, negro y azul oscuro de los tapices, y resaltan las pinturas llenas de color y de gran tamaño de los artistas Manuel González, Alberto Urzáiz y Eduardo Ortegón.

 

En la planta alta se encuentra el estudio con una enorme ventana que original mente se hizo para disfrutar del follare de dos grandes árboles de la fachada y per mitir que el aire circule a través de toda la casa. Desafortunadamente, los árboles se perdieron por el huracán y se optó por tamizar la luz con unas cortinas que le dan cierta elegancia casual al espacio, junto con el librero de madera que aprovecha todo lo alto de la pared. Muebles de madera de Marbol.

Un lado del estudio se encuentran las habitaciones de sus dos hijos.

Ambos cuartos tienen la amplitud exacta para disponer sus pertenencias, un claro ejemplo de cómo aprovechar al máximo un espacio por medio del diseño y correcta elección de su mobiliario.Como se puede observar, la silla de la recámara de Regina y la mesita complementaria del cuarto de Augusto hijo, son iguales que las que tienen en otras áreas de la casa, con la intención de poder moverlas e integrarlas a los diferentes espacios cuando es necesario.

La sala de televisión, donde la iluminación es más tenue, está amueblada con unos cómodos sofás dobles y un sillón tapizados en color azul oscuro, desde donde se puede mirar la planta baja y la piscina, gracias a que el entrepiso de la recámara principal se hizo a un nivel más alto.Para llegar a la recámara principal se atraviesa la doble altura por un puente de metal. Esta habitación, con baño y clóset-vestidor, tiene una ventana horizontal con vista a la piscina y hacia el interior de la casa se abre o cierra a los demás espacios por medio de un conjunto de puertas y forma parte de la última estancia de la casa. Sin lugar a duda, es una casa ESPECIAL.

Queremos conocer tu opinión

error: Contenido Protegido