fbpx

La mejor guía mexicana por expertos en decoración, arquitectura y el buen vivir.
#mexicotieneambientes

9261011 ambientes.suscripciones@gmail.com

Esencia oriental

El departamento fue diseñado para una familia de cuatro integrantes con la intención de cubrir todas las necesidades de cada uno. Al acceder, lo primero a encontrar es la doble altura, así como un ventanal en el fondo con una espectacular vista de la Ciudad de México.

Arquitectura, diseño y mobiliario: Estudio Adán Cárabes Ubicación: Polanco, CDMX. Año: 2021. Área construida: 340 m2. Fotografía: Alfonso de Béjar.

Es un proyecto con alta dosis de elementos antiguos y orientales modernizados, por lo que su esencia es un recorrido por el mundo árabe, bizantino, indio, chino y japonés. Al abrir el elevador, nos recibe una celosía de madera color negro, diseñada por encargo del artista Jan Hendrix, haciendo conjunto con piezas antiguas y un bufetero de trabajo hindú, con insertos de hueso.

El remate principal del departamento es un bodegón compuesto por un panel tallado en madera color palo de rosa que hace juego con una banca india tallada a mano con insertos de hueso. Se destaca en este espacio la fuente de mármol Carrara, esculpida a mano y coronada con una pieza bizantina. La sala principal gira alrededor de una serie de mesas artesanales compuestas por paneles de puertas marroquíes, labradas a mano y combinadas con estructuras de fierro troqueladas y martelinadas a mano por artesanos urbanos de la CDMX, y cubiertas de cristal ahumado bronce.
Los sillones cumplen con los estándares de comodidad, combinados con pieles de búfalos nacionales kosher e insertos de latón en el zoclo y descansabrazos. Los accesorios fueron recogidos de bazares marroquíes e indios combinados con lámparas y libros de arte moderno.

El estilo oriental contemporáneo, ecléctico y maximalista juega un papel importante dentro de la estructura del departamento.

El comedor es una de las piezas más especiales del proyecto. La base de acero cubre y protege un tronco recuperado de tiraderos de madera natural que arroja el mar en el Pacífico mexicano, haciendo juego con las sillas y bancas fabricadas en madera de nogal maciza certificada con insertos en bronce y tapizadas en piel con certificación ecológica.
Por último, otro de los espacios más representativos del proyecto se encuentra de nuevo en las áreas comunes; junto al family room, se ubicó un tríptico inspirado en la pintura tradicional japonesa, complementada por un baúl indio de madera color palo de rosa con insertos de bronce y hueso,así como un árbol de fierro fundido que hace tridimensionalidad con el sol naciente del tríptico.

Al pasar a las recámaras se sugiere una combinación mucho más elegante con el uso de papel tapiz con motivos japoneses y cabeceras de madera de pino, tratada al fuego con la técnica shou sugi ban, que se combina con textiles y pieles nacionales, y con iluminación indirecta por la parte trasera para dar una sensación de calidez y confort. Los tocadores son antigüedades intervenidas en madera color palo de rosa entintada en negro con insertos de hueso, haciendo match con las cajoneras y superficies que dan funcionalidad a estas piezas.

Los bancos giratorios fueron tapizados en terciopelo morado con jaladeras de hilo trenzado. Este departamento es un claro ejemplo de cómo se puede hacer una mezcla de estilos y conceptos de decoración, interiores y responsabilidad ecológica, al intervenir antigüedades, conceptos tradicionales japoneses, árabes y de la India, básicamente, haciendo armonía con técnicas y materiales 100% mexicanos.

Queremos conocer tu opinión

error: Contenido Protegido