Inicio · Nuestras Casas · Un hogar pleno

Un hogar pleno

Esta obra arquitectónica es un capolavoro que nace de las conjugaciones de talento del arquitecto Elías Rizo, la interiorista Kárima Dipp y el artista plástico Francisco Morales, y sus respectivos equipos.

Una gran obra, de casi tres mil metros cuadrados, en donde conviven alegremente la forma y la función, y dan a sus habitantes toda la libertad de interactuar en la vida diaria con sus múltiples invitados en diferentes actividades.

Concebida desde sus inicios con una clara intención de sus propietarios de cómo querían vivirla, y de las sensaciones que esta casa debía despertar en su diario transitar por ella, los trazos, que empiezan a tomar forma en el despacho de Elías y Alejandro Rizo Arquitectos, nacen de forma muy certera y directa.

Complementa todo el proyecto el artista plástico Francisco Morales, quien con su maestría concibe obras que se instalarán en el jardín, en los patios y que brotarán de las mismas paredes, interactuando con un lenguaje propio con la arquitectura.
Colectivo Sur, por su parte, despacho que integran Kárima Dipp y Ana Lucía Castro, logra aterrizar los espacios para su confort y armonía con elementos de los diseñadores italianos Antonio Citterio, Paola Lenti, y del francés Christian Liaigre, complementados por una colección de muebles y piezas de creación del propio despacho.

Concebida desde sus inicios con una clara intención de sus propietarios los trazos que empiezan a tomar forma en el despacho de Elías y Alejandro Rizo Arquitectos, nacen de forma muy certera y directa.

El ingreso nos conduce visualmente hacia un estanque y el jardín, y divide la casa entre sus áreas familiares y de convivencia con sus visitantes. El amplio jardín nos lleva a la alberca y bajando hacia un gran espacio para eventos y a una cancha de padel.
En el sótano se ha creado un maravilloso edén para la colección de coches del propietario y un lugar dónde pueda hacer sus planes de cacería.

En la casa destacan piezas de la artista coreana Sharon Martens, quien recolecta maravillas por todo el mundo, y prueba de ello es la vasija de cantera de dos metros de altura y más de dos toneladas y media de peso que graciosamente se posa en la terraza, o el tronco de lichi quemado que nos recibe en el vestíbulo.

El proyecto magistral de Iluminación fue concebido por el Arquitecto Javier Ten.

Los materiales que se escogieron: piedra en sus basamentos, placas de acero magistralmente fabricadas por el herrero mexicano Nazario Díaz y su equipo, para crear la puerta de ingreso, así como coronar puertas y ventanas. Y la mano precisa en toda la carpintería de obra llevada a cabo por el arquitecto Pablo Aguilar, quien tiene la habilidad de convertir la madera en piezas únicas, para imprimir un carácter cálido a una casa urbana. El paisajismo estuvo a cargo del arquitecto Tony Rodea, quien supo crear la perfecta paleta de verdes para conjugar interior con exterior.

Obras de arte magníficas de maestros mexicanos complementan esta morada: Gonzalo Lebrija, Alicia Ceballos, Jorge Méndez Blake, José Dávila, Juan Soriano y Ana Luisa Rébora, entre otros.

Es esta casa un gran trabajo, resultado de la integración de diversos equipos mexicanos que creen profundamente en la teoría que se suma y se multiplica uniendo fuerzas.

El todo rodeado por la confianza de sus habitantes, permitiendo así la creación de un espacio pleno.

Proyecto arquitectónico: Arq. Elías Rizo|Elías Rizo
Interiorismo: Colectivo Sur | Kárima Dipp y Ana Lucía Castro.
DIseño: Colectivo Sur y Elías Rizo Arquitectos.
Fotografía: Arq. Fernanda Leonel
Ubicación: Zapopan, Jalisco.
También te puede interesar
Nuestras Casas
La solución perfecta
Nuestras Casas
En medio del bosque
Nuestras Casas
De alto contraste
Nuestras Casas
Equilibrio sensorial