Inicio · Cocinas · Cocinas. Claves para ganar espacio en la cocina

Cocinas. Claves para ganar espacio en la cocina

EN ESTA OCASIÓN VEREMOS TODAS LAS IDEAS Y SUGERENCIAS PARA GANAR METROS
EN LA COCINA Y MULTIPLICAR SU CAPACIDAD SIN AUMENTAR SU SUPERFICIE.

En el tema de cocina siempre encontraremos propuestas novedosas y materiales tan atractivos como resistentes, así como modelos y acabados impresionantes. Sin embargo, el punto es ganar espacio aplicando algunos trucos para optimizar cada centímetro de nuestra cocina.

Los muebles de cocina son vistos como inversiones significativas, por eso deben ser elegidos con cuidado en aras de funcionalidad y optimización del área; subrayando la función de la cocina como un lugar donde la familia tiende a congregarse, por ser el corazón del hogar. La tecnología integra el elemento creativo que sirve de apoyo para sacar el mayor provecho de este espacio.

DISTRIBUCIÓN ADAPTADA
AL PROYECTO ARQUITECTÓNICO

Para aprovechar los metros disponibles es esencial conseguir una distribución que se adapte a la planta arquitectónica de la casa. De tal forma, aquí entra el concepto de cocina de planta cuadrada, rectangular, comunicada o independiente. Si nos adaptamos al proyecto, una cocina cuadrada se optimiza con una distribución en “U”. Al tener dos esquinas, debemos procurar que los rinconeros sean prácticos y con bandejas giratorias. En cocinas más amplias, los muebles se pueden distribuir en forma de “L” dejando libre la zona central para colocar una isla si es necesario, y poder disponer un comedor de diario en la pared que queda libre. En cocinas estrechas se colocan los muebles en paralelo dejando un pasillo central de al menos 1.20 m.

LA DESPENSA
La zona de despensa es básica en cualquier cocina y lo mejor es si disponemos de un cuarto anexo. Si éste no es el caso, podemos disponer de espacio suficiente planificando un armario en forma de columna con bandejas extraíbles, cajones y cestos para guardar la fruta. Una propuesta muy actual es utilizar la puerta para apoyar repisas metálicas tipo cestas alargadas que contengan parte de la despensa, y que al ser modulares se ajustan a diferentes alturas, según las necesidades.
Las puertas corredizas son sumamente recomendables para ahorrar metros, pues evitan tener que dejar el ángulo de apertura libre y facilitan el tránsito cuando están abiertas. Una alacena con puertas que se corren es de gran ayuda; al momento de cocinar se puede dejar abierta sin que esto represente un obstáculo.

MEDIDAS ESTÁNDAR
EN LOS ARMARIOS

Las medidas justas harán que la cocina luzca más despejada y funcional. Adaptar al espacio con armarios bajos de 60 cm de profundidad y si la cocina cuenta con metros puede llegar a 75 y 80 cm de fondo. Para los superiores, una mínima de 35 cm de profundidad. Lo importante es ajustarse al espacio para evitar saturarlo con el mobiliario.

ORDEN=AMPLITUD
La falta de organización hará que la cocina luzca de menor tamaño. Es indispensable contar con todos los elementos que faciliten el día a día para mantener siempre libre y despejada la zona. Planificar armarios auxiliares para guardar los artículos de limpieza y mantener el orden en todo momento. Considerar colocar portatoallas, ganchos adicionales, especieros... En fin, analizar a fondo nuestras necesidades y darle soluciones para visualizar una cocina siempre recogida y limpia. Si se dispone de una pared despejada, puede equiparse con unas prácticas repisas para tener a la mano lo de más uso. Es un recurso que gana espacio sin recargar el área.

BARRAS MULTIUSOS
En la zona de cocción pueden instalarse barras metálicas multiusos para colgar utensilios de mayor uso, rollos de papel aluminio e incluso sartenes y tapas. Del mismo modo, se encuentran prácticos modulares de metal para instalar en la pared con diferentes orificios que permiten que sus repisas se ajusten y se adapten para colocar electrodomésticos menores, o la vajilla y cristalería.

LLEGAR A LOS RINCONES
Para aprovechar bien todos los rincones se deben optimizar los ángulos muertos y colocar herrajes que permitan acceder a ellos. Actualmente, muchas firmas de cocinas dan soluciones muy prácticas para los módulos esquineros.

MÓDULOS SUPERIORES
DE APARIENCIA LIGERA

Los módulos superiores son necesarios si queremos mayor capacidad de almacenaje; sin embrago, en ocasiones pueden saturar y empequeñecer la cocina. Para compensar tal efecto, podemos elegir modelos ligeros de poca profundidad y con frentes de cristal.

BARRAS DE DESAYUNO
MUY PRÁCTICAS

La barra de desayunos es capaz de sustituir un comedor de diario y es una solución efectiva para ganar metros. Su forma alargada la hace ligera y si comparte el espacio con la placa de cocción se puede elevar ligeramente unos centímetros para mayor comodidad.

PAREDES CLARAS
La luminosidad de una cocina se acentúa aún más gracias al color blanco. Para potenciar la sensación visual de amplitud y conseguir un estilo atemporal, elegir el blanco para las paredes es todo un acierto.

MOBILIARIO MÓVIL MUY FUNCIONAL
Los módulos con ruedas, como los carritos auxiliares que contienen cestos para verduras, son elementos muy útiles y funcionales. Además, aportan superficie extra a la hora de preparar o servir los alimentos.

UTILIZAR ESPACIOS MUERTOS PARA CREAR APARADORES CON CAPACIDAD
Es común tener en algún punto de la cocina un espacio muerto que por la planta arquitectónica no permite situar muebles, pero sí nos sirve para colocar repisas empotradas y ganar un práctico botellero o para acomodar libros de cocina, copas y objetos decorativos. El punto es emplear cualquier espacio por pequeño que sea.

TARJAS Y LLAVES

Proyectar una cocina se basa en usos y gustos muy personales, por lo que cada cocina debe tener un sello que la caracterice y se ajuste a las necesidades de quien la usa.
Cada día encontramos diseños novedosos y originales modelos en las tarjas o fregaderos, para combinar de manera impecable con las cocinas más modernas.
Existen varios tipos de tarja que se adaptan a cualquier cocina y en ocasiones son las que definen el estilo de la cocina. Por tal motivo, es recomendable dejarnos asesorar por profesionales en el ramo, que nos orienten para emplear las más adecuada a nuestros gustos y necesidades, sin olvidar que encaje adecuadamente con nuestro formato de cocina.

Diversas marcas ofrecen gran variedad de tipos de tarja, desde las más convencionales de forma cuadrada hasta ovaladas o esquineras, y pueden ser de una tina, doble tina y con escurridor.

Los materiales empleados son muchos, siendo el más común el acero inoxidable, pues es muy durable, resistente y combina con muchos estilos. Otros materiales igual de resistentes, pero con la variante que integran color son el corian y la cerámica. Añadir una tarja con color te permite combinar con otros accesorios del mismo tono dándole personalidad a la cocina. Todos los materiales tienen pros y contras; asesorarnos en el tema nos ayuda a elegir entre una tarja de granito o cuarzo, de acrílico, de bronce o de piedra. La capacidad y el tamaño también es de suma importancia, pues las hay de doble fondo y las que permiten agregar accesorios como tablas para picar y escurridores de platos.

BAJO CUBIERTA O SOBRE CUBIERTA
La forma de instalar la tarja define la visual, pues mientras las que son de sobreponer se colocan por encima de la cubierta; las de bajo cubierta o de sub montar se pegan por debajo de la cubierta dejando la superficie libre de bordes de la misma tarja. Los fabricantes manejan ambos tipos para ser compatibles con cualquier cubierta, por lo que elegir si queda por encima o por debajo será un gusto muy personal. La tarja de montaje superior da un aspecto más tradicional, mientras que las de montar por debajo es más compatible con modelos minimalistas.
Un tercer tipo de tarja será la que se fusiona con la cubierta para lucir un mismo tipo de material. Es decir, el fregadero se fija por la parte inferior y se une con la superficie de la cubierta, dejando que el fabricante se encargue de suavizar los bordes para que luzca de una sola pieza.
La tarja es un complemento definitivo para lograr una cocina tan atractiva como funcional buscando como premisa que se adapte siempre a nuestra forma habitual de trabajar en esta área.

LAS MEJORES LLAVES DE COCINA
Compañera indiscutible de la tarja es la llave. Existe en el mercado infinidad de modelos y para todos los presupuestos, pero determinar si elegimos entre una llave monomando o la bimando depende de varios factores. La llave mezcladora debe ser compatible con la tarja y en función a esto determinar si es de un solo orificio o de dos, y la distancia que hay entre ellos para elegir la llave correcta. Otro punto importante es conocer la presión del agua, pues las llaves monomando requieren cierta presión y en caso de no contar con ella se necesitará integrar una bomba hidroneumática.
Las llaves más populares son las monomando, pues cuentan con características que las hace más manejables y a la vez muy estéticas. Emplean una tecnología que controla el goteo y las fugas de agua, y consiguen la presión correcta y el flujo necesario para evitar salpicaduras.

También te puede interesar
Cocinas
Tu cocina. Armonía ante todo
Cocinas
Cocinas materiales, acabados y su finalidad
Cocinas
Cocinas. objeto de diseño
Cocinas
Cocinas actuales y bien combinadas