Inicio · Nuestras Casas · Arte a gran escala

Arte a gran escala

Esta casa construida en cuatro pisos se ubica en la Ciudad de México, en la exclusiva área de Las Lomas de Chapultepec.

La remodelación arquitectónica, los acabados y la decoración corrió a cargo de Sofía Aspe Interiorismo. Uno de los principales retos de este proyecto fue la premura; había que remodelarlo y decorarlo a cabalidad en cinco meses sin por ello sacrificar la excelencia en los acabados y mano de obra.

En el hall nos recibe un cuadro de gran formato de Santiago Carbonell sobre un muro forrado en chapa de madera de ébano.
A la derecha, una escultura colgante de David Guzmán y enfrente una escultura sobre pedestal del escultor mexicano Jorge Marín.

La consola en metal, y arriba un espejo circular y un candil retro aportan seguridad en el estilo.

La sala es un alegre espacio en tonos beige con tintes amarillo pollo, un color muy en tendencia. El muro del fondo se cubrió con una cerámica con resina para esconder una puerta que conduce a espacios privados de la casa. Se hizo una nueva chimenea de gas cubierta en lujoso mármol. Frente a ella, dos sillones con reminiscencia de Jean Prouvé en terciopelo de seda amarillo.

Al centro, dos mesas Barcelona, de Bauhaus, y unos cómodos sillones en lino crema. En el muro, tres dibujos de la artista suiza Virginie Morillo; al final, una banca tapizada en lana café.

Se buscaron acabados contemporáneos y una paleta en tonos cálidos que fuera lo suficientemente suave como para no competir con el arte y los colores del mobiliario.

El comedor es un explosivo espacio en tonos verdes. Al fondo, un óleo de Víctor Rodríguez. Las sillas del comedor son de Lunch Studio y están tapizadas en terciopelo verde. El candil es de Restoration Hardware y el tapete es de yute con cenefa de lana. A un lado, una cómoda hecha ex profeso para el proyecto de Les Artsau Soleil y sobre de ella un imponente espejo de rayos. El baño de visitas tiene un divertido papel tapiz, tanto en muros como en plafón, y una barra de granito. En este proyecto se mezclaron piezas contemporáneas con algunos toques retro como luminarias y sillones, además de buscar las mejores áreas para la colección de arte contemporáneo primordialmente mexicano que prefiere el cliente.

Es un proyecto que demuestra que la masculinidad no está peleada con los detalles, el lujo y el color.

El cuarto de juegos es un divertido espacio donde el buen gusto y el confort están presentes. Un área para ver TV, otra de mesa de juegos, un bar y cava, y al fondo una mesa de billar con libreros.

El espacio perfecto para el disfrute de amigos y familia. Las lámparas sobre el billar son de Tom Dixon; las farolas sobre el bar de Dupuis, al igual que las sillas de bar. La barra está cubierta por porcelanato geométrico plateado y detrás, el librero de bar es de herrería con fondo de espejo avejentado.

La chapa de madera de los libreros en el área del billar es de Zebrano rayada en gris y negro muy en tendencia. Al fondo de dichos libreros, unos muros están pintados en rojo, otros con espejo y otros más en tono crema.

En la recámara principal se aprecia un masculino espacio, ideal para el descanso.

Arriba, el piso del roof garden se cubrió con un contemporáneo zigzag con porcelanato blanco y negro. El moderno jardín se diseñó con pastos penicetum, así como un gran olivo de donde se pueden apreciar impresionantes vistas de la Ciudad de México.

Gracias a los increíbles acabados con los que se cuenta hoy en día, se puede embellecer un muro y, al mismo tiempo, desaparecer una puerta en uso, como lo hizo con tiles de cerámica con resina en el muro al fondo de la sala.

Diseño: Sofía Aspe
Fotografía: (cortesía) Sofía Aspe
También te puede interesar
Nuestras Casas
Con mucha personalidad
Nuestras Casas
Moderna sofisticación
Nuestras Casas
Selecta elegancia
Nuestras Casas
Tributo al paisaje