Inicio · Nuestras Casas · Homenaje al patio

Homenaje al patio

Desde la época precolombina a la del virreinato; de los patios de Teotihuacán, al de las haciendas y de los conventos, han establecido una de las invariantes de la arquitectura mexicana y son reconocidos en todo el mundo.

En un solar de 25 m por 25 m orientado hacia el sur, se desplanta la Casa Ithualli con 630 m2 de construcción. El programa se resuelve en planta con un esquema en “L”, de manera que el volumen general de dos niveles envuelva el patio principal.

Uno de los conceptos a desarrollar al máximo fue el de amplitud de los espacios. La sala principal bellamente decorada y colmada de acertados elementos cuenta con una doble altura que, visual y espacialmente, se une con el patio por medio de ventanales de piso a techo. De esta manera, se logra una conexión visual del área social sin interrupciones a todo lo largo del predio.

Desde la calle, la casa se percibe cerrada con elementos sólidos, transparentes, aparentes y claroscuros que dejan entrever el encino roble que, estratégicamente ubicado, protagoniza el patio principal.

El patio es intemporal, y grandes maestros mexicanos del siglo XX como Barragán, Legorreta o González de León lo han sabido reinterpretar estupendamente en sus obras. El proyecto continúa esa tradición en el siglo XXI: su generoso patio es espacio, es luz, es privacidad, y de esta manera, pretende rendir un homenaje a las plazas y patios de México. Al mismo tiempo, el patio principal emula esa espacialidad a doble altura por medio de una celosía, la cual, además de funcionar como protección solar y generar juegos de luces y sombras, proporciona privacidad con respecto a la propiedad vecina. Esta amalgama de experiencias se ven delimitadas por muros de concreto que cierran el espacio hacia el extremo más habitable del proyecto.

Las distribuciones verticales se resuelven por medio de dos escaleras escultóricas que enfatizan el diseño según su ubicación. La primera se configura en “U”, alrededor de un prisma de madera que nos invita a seguir descubriéndola con cada escalón que subimos. La segunda se encuentra en la sala y da acceso al mezzanine, que contiene la estancia de TV en planta alta. Este elemento complementa el espacio de doble altura y consiste en una placa de acero continua suspendida mediante tensores.
Desde la calle, la casa se percibe cerrada, enfatizando la línea horizontal de su fachada de bloques diferenciados que juegan con elementos sólidos, transparentes, aparentes y claroscuros que dejan entrever el encino roble que, estratégicamente ubicado, protagoniza el patio principal.

El resultado final de la Casa Ithualli pretende que las partes del proyecto se complementen integrando un todo que define la propuesta desde el concepto inicial.

Arquitectura: MRA+IAARQ / Juan Miró + Miguel Rivera S. + Alejandro Ibarra A. + Norma Rodríguez.Fotografía: Adrián Llaguno / Sergio Reza-José Bermeo
También te puede interesar
Nuestras Casas
Rústico paraíso
Nuestras Casas
Alta y luminosa
Nuestras Casas
Equilibrio sensorial
Nuestras Casas
Hermosa adaptación