Inicio · Nuestras Casas · Oasis en la ciudad

Oasis en la ciudad

Los propietarios, una pareja joven enamorada de viajar y del arte, querían hacer un oasis que no se sintiera en la ciudad, por lo que entre la firma y ellos desarrollaron los jardines que abrazan al departamento, generando un bosque que bien podría estar en Bel Air. La intención era transportar a los dueños a ambientes agradables, que evocan los sentidos y brindan paz y tranquilidad al alma, que cuando uno entre al departamento se sienta bienvenido y acariciado por esa paz.

El vestíbulo contiene una mesa enorme redonda y lo primero que llama la atención del visitante son los plafones de hoja de plata iluminados.

La sala principal es una de cuatro que tiene este departamento; los tapetes son tejidos a mano de la línea de Ricardo Barroso Home Collection. El arte en el muro es de Ricardo Hoseguera y los muebles y lámparas, de Ralph Lauren.

El comedor lleva un tapete tejido a mano y se colocó un mueble que sirve como trinche entre la sala y el comedor, y que divide y vestibula el área.

El bar/biblioteca es un espacio para el relax, un lugar muy amplio dónde ver los partidos de fútbol, las funciones de box y la entrega de los premios Oscar.

En el exterior hay una terraza techada con vidrio y una marimba de madera de teka, que deja pasar el sol de una manera muy suave y romántica, evocando las casas del Pacífico mexicano; también se incorporó una chimenea flotada en mármol de una sola pieza con combustión de gas, que hace el espacio cálido en las tardes de invierno.

La intención era transportar a los dueños a ambientes agradables, que evocan los sentidos, y brindar paz y tranquilidad al alma rodeados de una elegancia eterna por donde se mire.

La habitación principal quiso incorporar el glamour de la California de los años 20s con la alfombra de cahsmere escocés, los muros en seda cruda y las cortinas y cama en terciopelo pinstripe color marfil. La sala de la recámara principal, que más que una recámara es una suite, es el lugar ideal para terminar el día y relajarse. El baño se dividió en tres áreas: para él, para ella y un área común, donde se ubicó un jacuzzi enorme; todo el espacio está vestido de mármol árabe scatto bianco. La recámara de visitas es un espacio muy neoyorquino con cashmeres, cuero y terciopelos.

Diseño arquitectónico: Arq. Ricardo Barroso.
Construcción: Barroso y Arquitectos S.A.
Año: 2016.
Fotografía: Leonardo Walther Aizpuru
También te puede interesar
Nuestras Casas
Refinamiento sustentable
Nuestras Casas
Espacios perfectos
Nuestras Casas
Exquisito paraíso
Nuestras Casas
Mirada al interior