Inicio · Espacios · Áreas de trabajo, Creatividad y eficiencia.

Áreas de trabajo, Creatividad y eficiencia.

Los espacios laborales han dejado de ser monótonos y han tenido que adaptarse a las necesidades de los usuarios, ya sea en una oficina o en algún rincón de la casa.

Establecer un lugar específico en casa para trabajar nos ayuda a ser más ordenados, emplear mejor nuestro tiempo controlando horarios, concentrarnos y aumentar la creatividad. Utilizar la cama o sentarnos en un sofá con la “lap top” en las piernas, puede derivar en dolores de espalda y de cabeza al tener una postura incorrecta. Distribución, diseño y funcionalidad van de la mano para conseguir un lugar inspirador.

Seleccionar el lugar: si tenemos la fortuna de contar con una habitación destinada como oficina o estudio en la casa, será fácil acondicionar un escritorio y elegir el tipo de muebles adecuados. De no ser así, podemos revisar cuál pieza de la casa puede compartir un rincón para convertirlo en zona de trabajo. Una esquina en la sala, un pasillo (aunque no es muy recomendable si es muy transitado), un rinconcito en nuestro cuarto o quizá junto a la cocina. La idea es ubicar un área exclusiva y funcional.

Mobiliario: los muebles son elegidos en función del área disponible, pero sobre todo del uso que se le dará. Los básicos son un escritorio o meseta, una silla, un librero o repisas y un archivero. El tamaño del escritorio lo determina si es para computadora o para alguna actividad que requiera mayor espacio que incluso pueda llegar a convertirse en mesa de trabajo.
Mientras más horas permanecemos sentados, mayor será la importancia de una silla adecuada. Invertir en una silla ergonómica de buena calidad, además de aportar carácter a nuestra oficina, será capaz de brindar el mejor soporte a nuestra espalda para mantener una buena postura.
El orden es una premisa que podemos considerar fundamental en una zona de trabajo; mientras más organizado tengamos el escritorio, nos ahorraremos tiempo y aumentará nuestra productividad.
Repisas, anaqueles, un librero y cajones para archivar documentos serán muy prácticos y tendremos cada cosa en su lugar.

Iluminación: con respecto a la iluminación, además de la luz natural, es preciso contar con una lámpara de escritorio que nos proporcione una luz adecuada y puntual. Iluminar correctamente el área de trabajo nos mantiene despiertos y concentrados, no hay nada más incómodo que trabajar con poca luz o sombras por una errónea ubicación de luminarias.

OFICINA EN CASA
Este elegante proyecto de área de trabajo en casa fue elaborado a medida y siguiendo un patrón formal con el escritorio al centro del área y a sus espaldas un mueble con gran capacidad de almacenaje.

En la parte superior, repisas formando libreros en ambos lados y simétricamente. La iluminación debe ser puntual y suficiente, por lo que se coloca sobre la mesa de trabajo una lámpara sujeta al techo.
Es un estudio muy atractivo y con estupenda vista al exterior; sentarse a trabajar aquí resulta inspirador.

Diseño: para aprovechar el espacio al máximo podemos incluir, además de repisas sobre el escritorio, un pizarrón para apuntar pendientes o un corcho para sujetar fotos y notas. Si nuestro trabajo es creativo, entonces decorar las paredes con repisas en diferentes niveles y aprovechar cualquier espacio disponible será nuestro fuerte. El diseño y la distribución del mobiliario será siempre buscando ser funcional y adaptarse al trabajo que aquí realizaremos. El color forma parte del diseño y si podemos distinguir el área de trabajo pintando la pared donde se apoya el escritorio tendrá un efecto estimulante creando un ambiente agradable.

Los tonos tierra como el beige y el marrón son relajantes y contrarrestan el estrés. El naranja favorece las relaciones y la comunicación, tiene un efecto conciliador. El amarillo estimula la actividad cerebral y llena de energía. El azul es relajante y el blanco nos refleja un ambiente de orden y concentración. Rodearte de un color amable y que se adapte a tu personalidad será inspirador y nos invitará a trabajar. Los tonos brillantes deben aplicarse como nota de color para no saturar.

¡SAL DE TU OFICINA!
Crear un rincón de trabajo en donde los detalles definan nuestra personalidad será muy inspirador.
¿Qué sucede si en lugar de tener una pieza destinada a ser oficina, adecuamos un rincón de cualquier habitación y colocamos una pequeña zona de trabajo? Por supuesto que sería muy funcional y ahorraríamos metros de construcción.

Situar un escritorio dentro de nuestra habitación es una solución muy práctica y, por lo general, es más común dentro de las recámaras de los niños. Sin embargo, pensemos lo cómodo que resulta tener un rincón para nosotros, donde podamos hacer anotaciones y sentarnos cómodamente a escribir una carta y ordenar nuestros pendientes de la semana. No es necesario que el escritorio sea protagonista, pero sí es indispensable que sea acorde con el diseño y estilo de mobiliario que impera en la habitación.

Las casas que tienen un proyecto arquitectónico abierto, en donde la estancia integra sala, comedor y cocina, nos sugiere que podemos situar un rincón de trabajo que, aunque esté comunicado, mantenga cierta independencia.

Una ventana nos puede dar la pauta para colocar debajo de ella el escritorio y con un pequeño librero a un lado completamos el conjunto. Si queremos concentración, un biombo puede ser el encargado de definir el área y, además, conseguir cierta privacidad. En el cuarto de TV es común encontrar una zona que se adapte a nuestras necesidades. El escritorio puede estar integrado al mueble de la tele como una extensión del mismo o, si es posible, colocar una mesa de trabajo con varias sillas para sentarnos con los niños a revisar sus tareas escolares. Disponer de una buena iluminación es básico como ya lo hemos mencionado; colocando una lámpara suspendida del techo que proyecte luz abundante, es además muy decorativo. Nuestras necesidades son variadas y el espacio también. Este lugar debe estar constituido según tus propios criterios y adecuado al trabajo que realices. Pon tu toque y diséñalo para ti, es tu lugar reservado y le puedes imprimir un sello propio.

CREAR UN RINCÓN DE TRABAJO EN DONDE LOS DETALLES DEFINAN NUESTRA PERSONALIDAD SER¡ MUY INSPIRADOR.

AMBIENTE MONOCROMÁTICO.
La pureza de líneas en el mobiliario y la acertada colocación del escritorio cerca del gran ventanal ofrece una imagen muy fresca, en la que la luz inunda la habitación e inyecta energía. Compartiendo espacio el estudio con la sala de tele, es el gran librero hasta el techo el que define un área de otra. El proyecto se presenta en un plano angosto y largo, y con una atinada dominancia del blanco, se multiplica en amplitud y elegancia.

También te puede interesar
Espacios
Al aire libre
Espacios
Gozo al exterior. Una mirada a la naturaleza
Espacios
Sala y comedor, creando sensaciones
Espacios
Recámaras, un todo en armonía. Mezcla mágica