Inicio · Cocinas · Cocinas. Una perfecta distribución

Cocinas. Una perfecta distribución

BUSCAR SOLUCIONES Y UNA FORMA COHERENTE PARA DISTRIBUIR LOS MUEBLES DE COCINA, AHORA ES POSIBLE GRACIAS A LOS MÚLTIPLES FORMATOS QUE SE ADAPTAN A CUALQUIER PROYECTO ARQUITECTÓNICO.

Partiendo de la idea original que tenemos para diseñar nuestra cocina, podemos ver que lo primero es adecuarse a los espacios que la arquitectura de la casa nos permite. La correcta distribución nos simplifica el movimiento y la correcta circulación dentro de ella. Cocinas en “L””, en “U”, en paralelo, lineal, con isla o con península, son las formas más comunes para adecuarse a los metros cuadrados, y a la ubicación de paredes y ventanas dentro del área.
La correcta distribución hará en gran medida que se vuelva el lugar favorito de nuestra casa.

CON ISLA
Este modelo es adecuado para cocinas amplias y consiste en un mueble central accesible por los cuatro lados, muy útil para ampliar la zona de trabajo. Las cocinas con “isla” son las que más espacio requieren, pues se agregan a cualquier tipo de cocina siempre y cuando la medida que queda al centro sea suficiente y deje unos 90 cm para circular en ella. La isla proporciona un espacio extra de trabajo y se aprovecha para dar almacenamiento en su interior colocando cajones e incluso, poniendo bancas debajo.

CON PENÍNSULA
Este formato se trata de una prolongación de la encimera que permite contar con una superficie extra. Las cocinas con península son similares a las que tienen isla, la diferencia es que en la primera se mantiene unida al resto de la cocina en alguno de sus lados.
Por lo general, este diseño se utiliza para situar la barra de desayunos y, en ocasiones, es la encargada de separar ambientes.

EN LÍNEA
En las cocinas alargadas conviene alinear los muebles en un frente único; es el caso de esta cocina que, además, comparte un espacio abierto con el comedor y la sala. Se integra bellamente como si fuera una continuación del área y luce impecable. Una solución para los electrodomésticos de gran tamaño, es la propuesta de empotrarlos en la pared; es así como el refrigerador y la columna de hornos se mimetizan dentro de un muro de piedra. Este proyecto fue pensado en aligerar el peso visual de los aparatos y de esta forma se luce una estética inmaculada.

COCINA LINEAL
La tendencia de proyectar casas estilo loft o departamentos, en los que la sala y el comedor forman un todo incluyendo a la cocina, propone emplear un mobiliario apoyado en una sola pared. La cocina en línea es una de las más sencillas de todas, pero a la vez tiene el compromiso de lucir impecable si comparte espacio con el resto de casa.

Del mismo modo, este tipo de cocinas se sugiere en espacios muy angostos, donde la medida no permite situar el mobiliario de ambos lados y se acondicionan la encimera y los modulares en un solo lado. Los electrodomésticos deben guardar armonía en color y diseño cuando quedan expuestos en cocinas abiertas y más si se encargan de dar realce a este tipo de cocina.

Esta cocina cuadrada, acoge una península que sirve de barra desayunador siendo una extensión de la superficie donde se encuentra la parrilla. Una cocina de generosas dimensiones apuesta por un diseño en L y al centro se colocó una isla multifuncional. El blanco de la cubierta y el mobiliario se coordina a la perfección con el negro de la barra y las bancas. La nota de calidez la tiene la madera que se presenta en la cubierta de una pared y en las originales repisas decorativas.

COCINAS EN U
Como lo indica la letra son cocinas que se adecuan a tres o a dos paredes, y una barra o isla que puede servir de división con otra pieza de la casa. La cocina en U son tres frentes continuos. Este modelo es uno de los más utilizados, ya que aprovecha al máximo el espacio, el flujo es cómodo y las distancias son cortas. Con este diseño se consigue una gran superficie de trabajo y, además, puede acomodarse muy bien a proyectos donde dos paredes sirven de apoyo para colocar todo el mobiliario y se requiera de mucho espacio para almacenar y trabajar. En esta cocina, la perfecta combinación de materiales como el cristal, la madera y el cuarzo la hacen única y estéticamente atractiva.

EN EL CENTRO
El espacio central de esta cocina se aprovechó al máximo con un diseño espectacular. Contiene una isla en el centro con placa de cocción que se adapta perfectamente a toda el área. Además, incluye bancas para comidas rápidas y lo más relevante es la original propuesta de repisas que forman parte de la campana extractora. Una solución ingeniosa que, además de espacio adicional para colocar las ollas y sartenes, se visualiza muy decorativa.

COCINAS EN PARALELO
Cuando la forma arquitectónica de la casa nos propone una cocina estrecha y alargada, o en ocasiones se sitúan puertas y accesos en los extremos; entonces, se sugiere acondicionar el mobiliario en paralelo. El espacio que queda al centro debe ser de cuando menos 1.20 m para que sea accesible moverse en ambas líneas de trabajo.
Para que la cocina no se sienta muy estrecha y la vista no se recargue, los estantes superiores deben ser de diseño ligero y de color claro; además, se sugiere colocar la zona de cocción y del fregadero del mismo lado. Situar repisas en lugar de gavetas resulta muy favorecedor y se consigue mayor amplitud.

COCINAS EN L
Es una de las cocinas más utilizadas, ya que nos permite crear un ángulo de 90 grados para distribuir todo el mobiliario. Este modelo es válido, tanto para cocinas abiertas o cerradas, siendo que de esta forma se consigue mayor amplitud y el recorrido de una zona a otra es totalmente libre. Se acomoda a la perfección en zonas cuadradas o rectangulares. Según como indica la propia letra, en la parte más larga se pude acomodar el refrigerador, dejando luego un espacio de encimera para separar la zona de cocción y dejar la parte más corta de la L para situar el fregadero. Por lo general, se busca situar la parrilla o placa de cocción en la pared que no tenga ventanas, para poder colocar sobre ella la campana de extracción.

Todo depende en gran medida de la ubicación original de puertas y ventanas para integrar los modulares para despensa y para vajilla y cristalería. Una gran ventaja de las cocinas en L es la capacidad para integrarse, tanto en piezas pequeñas como de gran tamaño, y deja espacio al centro para acomodar una mesa para desayunos y comidas rápidas. Cabe mencionar que esta distribución crea un conveniente “triángulo de trabajo”, ya que ninguna puerta interfiere en la circulación de un área a otra, y deslizarnos del fregadero a la estufa o al refrigerador es muy fácil, ya que nuestros movimientos se limitan a pocos pasos y nos ahorra tiempo y trabajo.

También te puede interesar
Cocinas
Tu cocina. Armonía ante todo
Cocinas
Cocinas, un espacio cada vez más social
Cocinas
Cocinas con diseño y tecnología
Cocinas
Una cocina sorprendente y personal