Inicio · Nuestras Casas · La casa que soñaron

La casa que soñaron

El diseño de esta residencia tuvo dos retos importantes: ¿cómo captar el deseo no expresado del cliente con sólo una lista pequeña de condiciones necesarias, y crear el hogar ideal para él y su familia?, y ¿cómo lograr una atmósfera bella, pero absolutamente funcional, que cada mínimo detalle fuera una inspiración única y cada espacio provocara una experiencia sensitivamente armónica y de asombro?

Para resolver estas interrogantes y llevarlas a cabo de la mejor manera, no hay duda de que fue un proyecto concebido con sumo cuidado en su proceso de inspiración, creatividad y ejecución.

El fraccionamiento donde se ubica cuenta con lineamientos muy estrictos de estilo de arquitectura, uso de materiales y color de las residencias. Había que utilizar todas las habilidades para presentar el proyecto como un elemento integrador entre la arquitectura existente y lo que se pretendía lograr; en esto consistió el segundo reto. Una arquitectura que cumpliera con el espíritu privilegiado del lugar, entre la Sierra Madre Oriental, montañas y vistas majestuosas, respetando su filosofía, pero rompiendo sus propios paradigmas. Así se creó un nuevo estilo que tuvo una gran aceptación y se adoptó inmediatamente.

La casa tiene dos entradas importantes. La principal comprende el área social y de servicio, junto con la alberca y área de asador, y se accesa por una rampa de piedra creada al lado del muro de contención que sostiene el jardín con la alberca y al llegar a la gran cochera, un espejo de agua envuelve el bloque de la sala.

Un corredor pergolado, conformado entre dos grandes muros cubiertos de mármol y techo de vigas de madera, remata al fondo con un ventanal que trasluce los descansos de la escalera interior, atravesada por un elemento escultórico de postes de madera entrelazados. A la derecha de este corredor se encuentra la puerta principal de cuatro y medio metros de alto, construida con una estructura metálica que sostiene cinco bloques de paneles de concreto traslúcido y mimetizándose con el mármol de los muros.

La cocina, el área de estar contiguo, terraza, alberca y asadores fueron las peticiones en la lista de necesidades de los clientes. De este modo, se puso esmero y cuidado en diseñar un gran espacio abierto a las hermosas vistas del paisaje, integrando una gran cocina al antecomedor y una estancia familiar donde se lleva a cabo la vida diaria, con acceso inmediato a la terraza, al bar exterior, al asador, al horno de leña, zona de TV exterior, alberca con área de jacuzzi, jardín, baños y un cuarto para invitados. Y para estar seguros de que las zonas exteriores se utilizan en las épocas de altas temperaturas, se instalaron rociadores de agua pulverizada ocultos en las grandes vigas que conforman la terraza.

Todos los baños fueron personalizados, diferentes materiales y composiciones para cada uno de los usuarios. El medio baño para visitas en la primera planta es el más especial, el espacio se ilumina naturalmente por un coronamiento de cristal en su parte superior del volumen que lo contienen y la entrada a él es por una inmensa puerta pivotante giratoria elaborada en resina texturada traslúcida que provoca un desconcierto agradable y asombroso. El lavamanos es de bronce soportado por una consola formada de una raíz de madera de palisandro, y el inodoro asemeja una roca empotrada en el muro.

La casa se ubica en una colina, lo que dio la posibilidad de tener una segunda entrada llegando por la calle de arriba del terreno, dando acceso a una gran terraza con vista panorámica, que al mismo tiempo es la azotea del segundo piso.
Se desarrollaron tres plantas: la primera con todas las áreas sociales, cocina y área de servicio, junto con la gran terraza exterior, la alberca y el jardín. En la segunda planta se ubican las cinco recámaras y una estancia familiar, una cocineta y una oficina personal; en la parte posterior de esta planta hay un jardín construido sobre la losa de los cuartos de instalaciones y bodegas de la primera planta; ese jardín posterior contiene las estructuras en forma de tubos, que cargan la banqueta del acceso de la calle de arriba, formando un jardín íntimo de estilo tropical con un deck de madera ipé y un jacuzzi, creando una atmósfera de relajación.

La tercera planta comprende la terraza pavimentada con piedra blanca de río y andadores en fachaleta de ladrillo, un área techada que lleva a la escalera interior principal y al elevador; una pérgola donde se encuentra un crisol siamés de piedra adaptado a fuente y un medio baño, para dar servicio en caso de una reunión social en esa área.

En el exterior todo es neutro, con gran mezcla de materiales, cinco tipos de piedras bellamente integradas, y en el interior se trabajó sobre una paleta en tonos taupe medios e intensos, y se utilizó un color azul acerado para dar vida y contraste a la atmósfera en un muro ubicado en los largos pasillos que se repiten en la primera y en la segunda plantas. También se agregó color en la cocina: obras de arte, muebles, cojines y accesorios, para dar realce a los diferentes ambientes de la casa.

Los materiales interiores son mármol Greige cepillado, duela oscura en sala y recámaras, duela clara en comedor y escalera de gran formato, porcelánico formato 3x1 en cocina, además de piedras de la región, espejos bronces, espejos ahumados, ónix Nero, variedad de mármoles y granitos para cada baño; vigas de madera en techos y piso de cristal templado sobre vigas en el segundo piso hacia el elevador.

Además, se incorporaron pinturas de Ricardo Pollman, Karla Mayrl, Lourdes Almeida, Luis Felipe González, Olivia Rojo, Juan Manuel de la Rosa, Pablo Olivera, Marcela Rosado, y esculturas de Miriam Medrez, Luis Ramos Ricardo; cristales de Orfeo Quagliata y jarrones de Vanesa Mitrani.

Se diseñaron los muebles empotrados, roperías, libreros, muebles divisorios, muebles para televisión y escritorios. También se diseñó el buffetero, la mesa del comedor, la mesa del antecomedor y burós en las recámaras, que se complementan muy bien con todo lo adquirido de las marcas de diseñador.

Con muy pocas excepciones, como la iluminación exterior, todas las luminarias interiores que se utilizaron son de la marca Flos en techos y las dos importantes Wall Rupture que destacan en dos muros como acentos escultóricos que asemejan una grieta de fuego. Toda la iluminación está integrada a un sistema inteligente de alto nivel que permite controlar toda la casa desde un control portátil, así como un circuito cerrado de cámaras.

El mobiliario se eligió estilo europeo-contemporáneo seleccionando marcas que trabajan con diseñadores famosos: Vibia, Foscarini, Roll and Hill, Giorgetti, Arketipo, Sovet, Varaschin, Brabbu, Arper, Sancal, Cattelan Italia, Bolzan, B&B Italia, Ivanno Redaelli, Poliform, Saba Italia, Flos, BD Barcelona, Treku, Walter Knoll y Sacha Lakic, entre otras.

Como en cada proyecto se puso mucha creatividad y cuidado en el diseño y elaboración del más mínimo detalle. Todo se logró gracias a la enorme confianza y carta abierta que pusieron los propietarios en los arquitectos para realizar el sueño de casa que tenían pensado.

Diseño: Arq. Ana Landa / Línea Vertical.
Fotografía: Jorge Taboada
También te puede interesar
Nuestras Casas
Geometría al natural
Nuestras Casas
Paz y armonía
Nuestras Casas
Original y sofisticado
Nuestras Casas
Casa Sustentable