Inicio · Nuestras Casas · Un solo espacio

Un solo espacio

La premisa estilística fue la apertura en donde celosía ligeras y traslúcidas permitieron aprovechar la amplitud del espacio con el fin de materializarlo, al generar con diseño los trazos para identificar un proyecto arquitectónico concreto conformado por una cocina, una sala, un comedor, dos habitaciones, una biblioteca/oficina y una terraza.

A la par -tanto para el diseño como para la arquitectura- se definió́ como factor principal aprovechar el envolvente original, es decir, el estado en el que se entregó el espacio tenía elementos constructivos que fueron un aporte visual importante para definir un estilo industrial. En especial, la losa aparente de concreto que reforzó́ la apertura del loft para trabajar con un ambiente que reflejara flujos y movimientos.

El estilo para el interiorismo se consiguió́ equilibrando lo industrial con lo acogedor, para procurar una atmósfera que fortaleciera la apertura.
La particular geometría circular del edificio posibilitó que los espacios comunes del loft tuvieran como característica principal una vista panorámica hacia el norte de la ciudad.

La segmentación de espacios se generó a través de líneas imaginarias que se definieron por las piezas mobiliarias, el diseño de iluminación y las texturas de los objetos. La mayor parte de las piezas fueron diseñadas y fabricadas con un estilo contemporáneo, pero con procesos de mano de obra mexicana.

Fue tan relevante recurrir a un estilo sólido que reunificara áreas comunes con interiores, ya que ambas, por su carácter de loft, son explícitamente parte de un solo espacio.

Esto reluce en los acabados finales que, aunque correspondan a determinados estilos del diseño de vanguardia, tienen un eco con lo local, con el sabor particular de esta región del país o el continente.

Con estos tres elementos: el mobiliario, la iluminación y las texturas, se logró un estilo acogedor, franco y honesto. Lo que más aporta, sin duda, son los detalles que complementan el diseño, pero también los materiales de los envolventes, que es lo que brindan al concepto carácter y definición: concreto, madera y simplicidad que apuestan por invitar más que por determinar; esto aunado al diseño de iluminación que potencializa, rescata y da particularidad a los materiales.

Las áreas categorizadas como sociales se integran como un conjunto que se adapta a una inmensa gama de posibilidades de convivencia para los habitantes y para los que visitan el espacio. Por lo mismo fue tan relevante recurrir a un estilo sólido que reunificara áreas comunes con interiores, ya que ambas, por su carácter de loft, son explícitamente parte de un solo espacio.

El proyecto concluyó en un interiorismo que se puede catalogar como industrial, pero que logra adaptarse de manera natural al espacio, respondiendo a una paleta de colores especifica, con materiales que nos dejan ver su origen tanto natural como de proceso de manufactura y con texturas que definen una estética cálida y acogedora. El espacio, en conjunto, se reconoce por ser limpio, honesto y fluido.

Director creativo: Bibiana Huber / B-Huber.
Texto: José E. Acévez.
Fotografía: César Béjar
También te puede interesar
Nuestras Casas
Hasta el último detalle
Nuestras Casas
Ritmo Vertical
Nuestras Casas
Casa GM
Nuestras Casas
Belleza del trópico