Inicio · Espacios · Pocos metros, mucho ingenio.

Pocos metros, mucho ingenio.

Para sacar el máximo partido al espacio y conseguir ambientes amplios y comunicados es necesario seguir algunas premisas en decoración, para multiplicar la luz y aprovechar lo mejor posible cada rincón de la casa.

Colocar bien los muebles, aprovechar los rincones, elegir piezas con buena capacidad, emplear colores claros y materiales livianos conseguirán llevarnos a una espléndida y confortable casa en espacios reducidos.

UNA DISTRIBUCIÓN ACERTADA
Sea cual sea la pieza que queremos adecuar, pensemos en una correcta circulación para no estar tropezando con los muebles y que los ambientes se delimiten con el mobiliario y no con paredes.
Una distribución abierta entre sala y comedor, o comedor y la cocina, es posible acertando con el orden, al colocar el mobiliario y los accesorios, logrando que ambas zonas resulten cómodas.

UNA CORRECTA
SELECCIÓN DE MUEBLES
La mesa del comedor es pieza fundamental y su forma y tamaño deben adaptarse al espacio. Sin embargo, cuando los metros son pocos, es ideal incluir una redonda y adecuarle sillas sin brazos. Si queremos romper esquemas e imponer un estilo más actual, las sillas combinadas son una excelente propuesta; en las cabeceras se colocan sillas de mayor tamaño y peso visual, y a los lados bancas o sillas ligeras. En cualquier caso, dejar unos 80 cm libres entre la mesa y la pared es lo ideal.
Los muebles de sala de varias plazas no deben estorbar el paso; los que tienen el respaldo y los descansa-brazos angostos son los más indicados.

COLORES CLAROS
Y TONOS NEUTROS
Los colores claros reflejan la luz y son capaces de ampliar el espacio. Para acertar en los tapices y cortinas, elige tonos neutros que faciliten la integración con los demás muebles. Para una atmósfera muy especial, podemos adecuar un color vibrante en alguna pared, dando realce y llenando de personalidad el ambiente. Es importante destacar que un color oscuro como el gris puede ser capaz de dar profundidad y alejar visualmente las paredes creando un efecto de amplitud en espacios reducidos.

MUCHA LUZ
La luz es uno de los elementos decorativos más importantes, su fuerza realza los ambientes y los dota de un encanto mágico. En espacios reducidos, la luz cobra vital importancia, y mientras más amplias consigan ser las vistas al exterior, mejor la apariencia interior. Al igual que la luz natural, la luz artificial puede hacer destacar cualquier espacio y hacerlo lucir grandioso; una lámpara de espectacular tamaño sobre la mesa puede hacer la diferencia.

LOS ACCESORIOS EN ESPACIOS REDUCIDOS DEBEN SER LOS MÍNIMOS PARA EVITAR RECARGAR Y OBSTRUIR EL PASO.

SOLUCIONES PARA GUARDAR
En todas las habitaciones de la casa siempre es necesario tener auxiliares que nos sirvan para guardar y almacenar. En la sala se puede contar con un aparador o repisas y, si es posible, un librero. Aprovechar cualquier espacio es válido siempre que nos haga mantener ordenada la zona. Si queremos separar los diferentes ambientes de la casa, un mueble apoyado al respaldo de la sala será la solución, y si además tiene cajones o entrepaños será de gran utilidad.

MUEBLES EMPOTRADOS
Qué mejor idea que emplear cualquier espacio o esquina aprovechando algún detalle arquitectónico de la casa (irregularidad de la pared, pilares, columnas), que nos sirva de apoyo para poner estanterías que, además de capacidad, son altamente decorativas. Estos pueden llegar hasta el techo y para un efecto óptico increíble se pueden mimetizar con el mismo tono de la pared.
En las recámaras podemos sacar partido colocando bien los muebles, de tal forma que la cama ocupe la pared principal y todo lo demás se coloca en torno a ella, guardando las proporciones y distancias justas. Para espacio extra incluir un pie de cama tipo baúl. Si las dimensiones son muy reducidas, la cabecera y las mesitas de noche se pueden hacer de obra y a medida ocupando el espacio exacto.

EL TAMAÑO DE LOS MUEBLES
Tenemos la impresión que si los metros son pocos, entonces los muebles serán pequeños; no necesariamente. Incluir muebles pequeños hace puntual una casa pequeña. Apostar por un sofá de gran tamaño en la sala, pero acompañarlo de silletas ligeras y una mesa central discreta y auxiliares como mesitas laterales de menores dimensiones es un acierto. No es necesario sacrificar el buen gusto, por el contrario, jugar con mobiliario de diferentes naturalezas y tamaños, imprime carácter y personalidad a los ambientes más actuales. Del mismo modo, un cuadro grande puede ser más impactante si éste se encuentra en alguna pared principal.

CORTINAS Y ACCESORIOS
Las telas de las cortinas deben ser ligeras para dejar pasar la luz. Las tipo persiana o las enrollables, ocupan menos espacio; en habitaciones pequeñas se sitúan mejor que las tradicionales.

También te puede interesar
Espacios
Terrazas: el gran disfrute al aire libre
Espacios
Gozo al exterior. Una mirada a la naturaleza
Espacios
Recamara, intimidad máxima.
Espacios
Sala y comedor, creando sensaciones