Inicio · Nuestras Casas · Recuerdos de viaje

Recuerdos de viaje

Se necesitaba tener mucha visión para rescatar un departamento que ya tenía más de 40 años sin un cambio ni remodelación; mismo papel tapiz, cancelería, puertas, baños, sistema eléctrico e hidráulico. Pero los 200 metros cuadrados en un onceavo piso con vistas espectaculares lo hicieron irresistible. La nueva dueña sabía que podía confiar en una amiga para hacer toda la obra de remodelación.

La propietaria conoció a la arquitecta Priscilla Uriegas hace ya una década, tiempo en que le mostró sus remodelaciones, que le impresionaban, sobre todo por la manera tan radical y hermosa en la que podía transformar un ambiente.

Cabe mencionar que la cliente, aunque no tenía estudios previos de diseño interior, había vivido nueve años en Europa, donde recorrió todos los mercados de pulgas que se le atravesaban entre Bruselas y París, no como compradora, sino como recién casada en búsqueda de una buena oferta. Entrenó el ojo para detectar las cosas buenas entre tanto tiradero. Partiendo de su colección diversa de souvernirs y de la necesidad de decorar un hogar con un presupuesto limitado le nació el amor y gusto por el estilo ecléctico. Antes de la remodelación, la arquitecta Priscilla Uriegas ya conocía el mobiliario y algunas obras de arte queridas de la propietaria.

Como prioridad, la arquitecta quería generar una galería visual provista de arte en muros, iluminación, mobiliario con acentos de objetos eclécticos y antiguos...

Cambió de lugar absolutamente todos los muros junto con su iluminación y sistema hidráulico, cancelaría y plafones... Una remodelación de 6 meses. ¡Y lo logró!

Se encuentran por todo el departamento muebles reciclados, antiguos y rescatados, y sobre todo, artículos traídos de viajes de los cinco continentes. Los candiles son del siglo XVIII comprados en una subasta, hay un Buda traído de Tailandia, un Cristo del siglo XVI, armarios belgas de principio del siglo pasado, igual que jarrones chinos traídos por uno de los últimos sacerdotes católicos en salir de la China de Mao.

En los muros hay tanto un grabado acuarela de Dalí como un óleo manzana de Martha Chapa. También hay materia prima mexicana como el recinto de la chimenea ecológica con quemador de etanol y el piso de duela de encino mexicano acabado a mano una vez instalado. Todos los muros y plafones han permanecido blancos para aprovechar la luz que entra por los balcones que rodean el departamento, con excepción de los baños donde se les metió color y espejos dándoles un toque art deco.

Arquitectura y diseño interior: Uriegas Aquitectos / Arqta. Priscila Uriegas & MF Interior Design / ID Marianela Flores.
Fotografía: frank cortés
También te puede interesar
Nuestras Casas
Cálida y relajante
Nuestras Casas
Atemporal, relajado y elegante
Nuestras Casas
Reviviendo un hogar
Nuestras Casas
Hermosa adaptación