Inicio · Nuestras Casas · Joven y sofisticada

Joven y sofisticada

La misión del proyecto fue crear un espacio familiar, joven y sofisticado sin llegar a lo “intocable” o museístico, dado que es para una familia de cuatro personas, con dos adolescentes muy activos.

La casa, construida recientemente, era un canvas en blanco, únicamente con espacios acabados, pero sin ningún tipo de mobiliario, decoración o colores en los muros. Los espacios intervenidos en la planta baja son recibidor, sala/sala de juegos/bar, terraza y comedor. En la planta alta únicamente se intervino el estudio.
El concepto para la planta baja fue integrar todos los espacios antes mencionados como si fuera uno solo y dadas las características arquitectónicas del área. El mobiliario, artículos decorativos y tonos a utilizar deben convivir en armonía, pues el recorrido natural del espacio permite vistas en todas direcciones siempre. El único espacio que goza de un poco más de independencia es el comedor, para el cual se conceptualizó un espacio más acogedor y, a la vez, más sofisticado que el resto.

Para la sala principal se consideraron dos sofás, un tapete tejido de aires étnicos, dos mesas de centro Ring de Orsenigo, que combinan materiales como latón, vidrio y piedra, dándole textura al conjunto y haciendo juego con la mesa lateral y la consola del recibidor. En la mesa lateral se ubica un gran florero que siempre debe tener flores de vara larga como concador o casablancas. Frente a los sofás se encuentran dos Eames Lounge Chair, que le dan el elemento clásico del diseño punto central al área social.

Sobre todo el conjunto cuelga un candil retro de la marca portuguesa DelightFull, dándole un toque ecléctico y divertido.

Una cava diseñada a la perfección es el espacio que consiente a sus moradores.

A un costado se encuentra la zona de juegos conformada por una mesa en mármol Carrara diseñada por Eero Saarinen para Knoll; ocho sillas Bertoia y una lámpara de la marca española Vibia para puntualizar la iluminación y lograr un espacio acogedor para juegos de cartas y de mesa. Contrastando con la mesa se ubica un bar monolítico de mármol Sahara Noir. A lo largo de todo el muro se encuentra un librero que le da un sentimiento acogedor al espacio, en donde los propietarios lo hacen suyo mediante recuerdos y accesorios que hablan de ellos.

Frente a la sala se encuentra un deck que da al jardín, donde se ubica una sala Nomad de Gloster, en tonos naranjas, blancos, cafés y grises, que armonizan con el interior. Es una sala para exteriores de respaldos bajos; de esta manera, se priorizan las vistas de la sala interior hacia el jardín y viceversa. Junto a la sala exterior se ubica un comedor de la misma línea Nomad, en blanco, y se complementa con seis sillas Master’s, en color naranja.

Para el comedor se utilizó una mesa en madera natural con acabado semi-rústico acompañado de una banca y seis sillas, de Kenzo Home. Todo enmarcado por un tapete de Patchwork en tonos naranjas, para darle continuidad al proyecto de interiorismo. Como elemento principal y punto focal del espacio se colocó una lámpara Pierre ou Paul, de Ingo Maurer, y como elemento de apoyo se utilizó una consola monolítica de mármol Sahara Noir.

Para el estudio se consideró un espacio relajado y privado, donde se ubica un chaise lounge LC4, sobre un tapete de vaca moteado que lo hace resaltar y una lámpara Romeo Moon de lectura, de Flos. Frente a ellos, un área de trabajo sobria y funcional.

Selectas piezas de autor se repartieron en cada espacio cumpliendo una función estética y de confort.

Diseño de Mariano Aguirre-MAAD Arquitectura y Diseño.
Fotografía: Luis Gallardo
También te puede interesar
Nuestras Casas
La Pierre
Nuestras Casas
Oasis en la ciudad
Nuestras Casas
Casa GM
Nuestras Casas
Casa La Peña