Inicio · Nuestras Casas · Un hogar ecléctico

Un hogar ecléctico

El departamento está distribuido en una sola planta. Todos los pisos son de duela de ingeniería en un tono cálido y moderno. El espacio refleja la interpretación del gusto de la interiorista e intereses de los dueños, así como su colección de arte que va desde Rafael Coronel y Aldo Chaparro hasta Vladimir Cora.

La decoración es ecléctica con mobiliario contemporáneo y en tendencia, pero que pasa por lo clásico como la mesa, el candil del comedor y el mueble chinoise de la recámara principal.
El eclecticismo es la esencia del estilo de Sofía Aspe, a quien le gusta mezclar distintas épocas y estilos en armonía creando un sello muy propio y único. Ninguno de sus proyectos se parecen entre sí porque ninguno de sus clientes es igual a otro. Le gusta escuchar a fondo los intereses y lo que fantaseen de su hogar sus clientes, para luego materializar esa visión con su toque personal.

Distintas épocas y estilos en armonía para obtener un carácter propio.

Las recámaras principales están decoradas con paletas neutras y telas con texturas, de manera que crea un oasis de confort, calidez y paz, lejos del bullicio de la ciudad. Este proyecto no fue la excepción, la cabecera en lino crudo con las suaves sábanas y un chaise longue también en tonos ligeros, y en la esquina, un secretaire chinesco sirve de escritorio para escribir alguna nota.
La recámara de la bebé refleja una feminidad afrancesada y lujosa. Un cálido ambiente rosa hecho a la medida para una princesita.

El chaise longue es de Alfonso Marina y arriba cojines de diferentes telas crean un cómodo sillón para relajarse y visitar a la recién nacida. Parte del estilo de Sofía es la presencia constante de cortinas, que dan calidez y lujo, y personalizan un espacio.

En las recámaras, además de visillos, hay cortinas. La paleta de colores es básicamente gris con las excepciones del azul del cuarto de TV y el rosa de la habitación de la bebé.

El colorido lo dan las piezas de arte, los cojines y algunos muebles.

Se mezclaron diferentes texturas como el mármol, madera y latón para contrastar la frialdad con lo cálido, así como el cuero, las telas y las alfombras. Esta mezcla da un resultado equilibrado que se antoja e invita a estar con la familia y a recibir amigos.

Una casa debe ser un oasis, y un estimulante de la belleza y la estética. Los espacios no sólo son para habitar y gozar, sino que éstos generan emociones. Por eso se procuró que los espacios motiven, diviertan, intriguen y atraigan a sus visitantes.

Diseño interior de Sofía Aspe.
Fotografía: Alfonso de Béjar
También te puede interesar
Nuestras Casas
Fina elección
Nuestras Casas
De alto contraste
Nuestras Casas
Claridad plena
Nuestras Casas
Casa Champagne